Yuru-kyara, el fenómeno de las mascotas publicitarias