El verdadero enemigo de los samurái son los smartphone