Una mirada puede ser todo lo que necesitas