Triumph y sus particulares sujetadores japoneses