Ningen Gakki, música en nuestra piel