Moomins, la solución a las comidas solitarias