Los maniquíes dejan paso a los androides en Japón