Los gatos también pueden ser idols