La polémica promoción de la ciudad de Minokamo