Heidi tenía un tutor personal