En Japón todo evoluciona, la PS Vita también