El “Pequeño Kaiju” explora Tokio