El Monte Fuji ahora es más moe que nunca