El gundam de Tokio se viste de flores