El fenómeno Mameshiba: ne, shiteru?