El Ecce Homo llega a Japón