Conducir es como empuñar una katana