Ahora los píxeles también se visten